¿Tu bebé empieza a comer alimentos sólidos?

Si eres una mamá novata puede que cuando tu hijo llegue a los 6 meses de edad su pediatra te empiece a explicar según calendario la forma de introducir los alimentos a tu hijo: en papilla y por grupos. Recuerdo que cuando yo fui mamá primeriza se me hizo una montaña el hacer correctamente bien sus papillas, con un robot de cocina exclusivo para mi hijo que me compré, unos yogures especiales para bebé… y mi abuela no paraba de ronronear “cómo ha cambiado el mundo…yo no tenía ni pimer y bien que alimenté a tu madre…”.
Obviamente en ese momento yo pretendía seguir las instrucciones del pediatra de mi hijo al pie de la letra…pero en mi interior me cuestionaba 2 incongruencias que saltaban a simple vista:
Mi abuela tenía razón, los robots de cocina llevan un suspiro entre nuestras cocinas y hasta ahora el ser humano no lo ha hecho tan mal…
¿Hasta qué punto tiene sentido ofrecer al bebé los alimentos por grupos (papilla de cereales, papilla de frutas, etc.)? Si se trata no sólo de alimentarlo sino también de educarlo, deberíamos de enseñarle a comer con variedad, tal como comemos los adultos. ¿Te imaginas que comiéramos todos los cereales del día de una tajada? ¿Y lo mismo con las frutas, las verduras, las proteínas…?
Bueno, esto eran pensamientos inocentes que tenía…y en medio de ellos leí por primera vez sobre el BLW.

¿Qué es el BLW?

El baby led weaning (BLW) es un modelo de alimentación complementaria, que se caracteriza por permitir al bebé que elija qué y cuánto comer, así como que forme parte de las comidas familiares.
Como durante muchos años me he dedicado a formar a niños y padres en educación alimentaria, sé que es mucho más lógico empezar de esa forma, lo que prestará las futuras bases de eso que queremos todas las mamás: que nuestro hijo coma bien y de todo.
Compartir la mesa en familia, en un ambiente relajado y amable, sin riñas ni obligaciones, es el ambiente ideal para enseñar a comer. Y por supuesto, nada de hacer al peque un menú especial.
Entonces, ¿no tiene más sentido empezar ya con estas directrices de bebé? La teoría de la alimentación complementaria a base de papillas cada vez se sostiene peor.

En el BLW los alimentos -saludables, sin triturar y adaptados cuando es necesario- son ofrecidos por los padres, pero es el pequeño quien los agarra por sí mismo. Este punto es especialmente positivo para el desarrollo del cerebro del niño, que toma una actitud proactiva en este aprendizaje: explora, piensa, prueba, aplasta…

En la misma línea del BLW hace unos pocos años empezamos a oír hablar de su hermano pequeño BLISS. BLISS es el acrónimo de Baby Led Introduction to Solids, y es una versión modificada del BLW, con el que se hace hincapié en recomendaciones específicas de incorporación de alimentos con alto contenido en hierro y energía en cada comida, y la evitación de alimentos con un alto riesgo de asfixia.

¿Cuándo empezar con BLW/BLISS?

Como hacemos hincapié en el protagonismo del niño, el momento para empezar a introducir lo va a marcar él mismo.
Si estás alimentando a tu bebé con lactancia (materna o artificial), sobre los 6 meses de edad deberás fijarte en algunas señales:
Si se mantiene solo sentado.
Tiene un buen control con su cabecita.
Muestra interés por la comida (la observa, se inclina hacia ella, etc).
Muestra saciedad (gira la cabeza mostrando desinterés).
Coge los alimentos con las manos y se la lleva solo a la boca.

En ese caso, es el momento de empezar a jugar.

Manos a la obra. Cómo empezar:

Es importante que le ofrezcas a tu hijo sólo un alimento cada vez, y esperar 2-3 días hasta ofrecer uno nuevo. Paciencia… en el BLW o BLISS las prisas no son buenas compañeras. También es importante no ofrecer alimentos nuevos en la cena, mejor durante la mañana y mediodía. Y siguiendo el ejemplo de BLISS, empezar por los alimentos ricos en hierro.
Puedes guiarte con esta tabla:

El alimento que vayas a ofrecerle debe de tener una de estas 3 formas

  1. forma de bastón más grande que su manita. Es decir, que si lo agarra, el bastón sobresalta de su mano.
  2. Tipo hamburguesa, picado.
  3. Que se deshaga en sus manos cuando lo aprieta.

Algunos consejos más:

Probablemente te vayas a estresar, es normal, y que te asaltarán mil dudas cada día. Las mamás nos tomamos la alimentación de nuestros hijos muy a pecho… Así que algunos consejos más que puedo darte son:

1. No darle la comida en la boca.

2. No atarle a la trona ni obligarlo a comer.

3. Permitirle coger los cubiertos siempre que los pida.

4. Realizar las comidas en un ambiente tranquilo y sin distracciones, potenciando las relaciones y reuniones familiares alrededor de la mesa.

5. Fomentar el disfrute de esas comidas familiares compartiendo el mismo menú para todos.

6. Respetar el ritmo de desarrollo de cada bebé (las comparaciones son tan odiosas como las prisas).

7. No ofrecerle comida si tiene hambre o sueño.

8. Prueba siempre los alimentos antes de ofrecérselos para asegurarte que están blanditos y a una temperatura agradable.

9. Nunca hay que dejar al pequeño sin supervisión.

10. Ten en cuenta que tu hijo (y a veces el suelo y todo su alrededor) puede acabar perdido… así que el consejo más importante es paciencia y mucho amor.

¿Has practicado el BLW / BLISS con alguno de tus hijos? ¿Cómo fue la experiencia?

¿Te ha gustado el artículo de Marta Mató? ¡Seguro que sí! Por eso te dejamos una oferta exclusiva para los seguidores de The Patio kids. Clik aquí