Supongo que muchas de vosotras ya habréis preparado la carta de Santa o de los Reyes Magos con vuestros hijos.

Yo hasta he enviado la de mi Lukis por correo. Sin sello ni nada porque como ya sabéis, es pura magia.

Los deseos de mi peque empezaron como los de cualquier niño. Según se iba acercando la navidad y nos bombardeaban con anuncios de juguetes, él se emocionaba más, acaba de cumplir 5 años y este año, esta pletórico con lo de los catálogos de juguetes, hasta tal punto que tiene uno de ellos con todo circulado.

Pero después cuando le dije que Santa trae uno grande y luego los Reyes otro pequeñito, porque hay muchos niños y aunque todo lo hacen con magia, no pueden llevar tantos regalos, fue pidiendo cada vez menos. De hecho, hemos llegado al punto que ha pedido 2, unos ninjas de ninjago que me tendré que poner al día, porque debe ser algo que han comentado en el cole y en casa ni hemos visto nada, ni nunca hemos jugado con ninjas, y el otro, y aquí amigas viene el gordo… un hermanito. Ya comenté en el post anterior lo del hermanito, pero es que ahora se ha vuelto un deseo muy intenso.

Pero antes de hablar más del tema, esta semana dice, que mejor el hermanito, porque de esta manera además de poder jugar con él, juntos tendrán muchos juguetes. Si, mi hijo de recién cumplidos 5, ha llegado a esa conclusión. Pero realmente dice que él, lo que quiere, su mayor deseo es, un hermanito, que se lo traigan las cigüeñas ya y se lo dejen o a Santa o a los Reyes. (gracias señores de Disney Pixar por la película de las cigüeñas…).

Como no voy a profundizar mucho en el tema, hoy solo voy a contar brevemente la parte uno, antes de que muchas me digáis, pues ala ponte a ello. Ya hablaré algún día de los procesos, estado de ánimo etc.

Antes de tener a mi Lukis, tuve un aborto espontáneo a los 3 meses. Después tardé un año en quedarme embarazada de forma natural, pero bajo revisiones y pruebas médicas, obviamente tuve miedo durante todo el embarazo, pero lo disfruté muchísimo. El caso es que a los dos años intentamos tener otro sin éxito y  tras unas pruebas los médicos llegaron a la siguiente conclusión, infección en el parto, mal curada, no se dieron cuenta en su momento y como resultado no puedo tener mas hijos. La parte dos ya la contare mas adelante con la historia completa, que creedme es de traca.

Pero, en definitiva, que yo le pueda dar un hermanito y cumplir el deseo de mi pequeño es como que me toque la lotería, ya me entendéis no? Así que me pondré a buscar los ninjagos esos, tratare de trazar un plan por lo del hermanito e imagino que, en sustitución, como buena mala madre, le comprare algún regalito más, que no suple, pero algo ayuda.