No sé cómo están las habitaciones de vuestros hijos, la del mío dista mucho de esas habitaciones cálidas, ordenadas e impolutas que se empeñan en mostrarnos los amigos de Pinterest. O eso o es que yo he creado un pequeño salvaje, que también podría ser.

El caso es que desde que Lukis empezó a jugar nunca he conseguido que estuviese todo ordenado, al menos durante el juego, y es que mi pequeño hiperactivo se entretiene muy poco rato con una sola cosa. Cuando era bebé y empezaba a tener sus primeros juguetes, ya estaban todos esparcidos por la mantita. Luego cuando pasó al año la mantita la agrandamos a alfombra de suelo acolchada, la famosa tipo puzzle, con varias cajas de tamaño perfectos de esas de Ikea en la parte de kids, en las cuales solito podía sacar sus cosas y volver a recogerlas, pero el desorden se iba adueñando aún más y parecía la parte de juegos de una guardería.

El caso es que ni me planteaba comprar cosas cuquis para la habitación de Lucas porque siempre estaba hecha un desastre. Mas bien iba acumulando cajas y sacos donde poder guardar todos los juguetes y trastos, y es que he de decir que yo precisamente, no es que me haya contenido mucho al comprarle juguetes, pero claro al ser el pequeño por parte de la familia holandesa, y el primero por la extremeña pues cada vez que venían y vienen y cada vez que íbamos y vamos, pues el consentido con otro montón de juguetes. Incluso ha heredado los coches del husband y del abuelo opa.

¡Hasta que dije, esto no puede ser!, me planté cara yo misma y me dije, da igual como este la habitación, siempre será un desastre. Pero por lo menos que este bonita. Así que cuando reformamos nuestro piso de la playa, le puse la habitación bonita. Con un papel ideal de animalitos en tono marrón clarito, que me aconsejó la interiorista Elba Danel @elbadanelinteriors y es muy sufrido porque si se ensucia o lo pinta, se puede limpiar con un pañito húmedo y si no se puede limpiar porque ha usado uno de esos rotuladores imborrables que tengo escondidos para poner su nombre en las mochilas, y lo encuentra no sé cómo, pero lo encuentra, pues no se nota tanto.

En esta foto os enseño el papel, que a mí me encanta, unas ratitas de @lesecoliers , una compañera de universidad que las hizo para su proyecto final de carrera y no pude dejar la ocasión de pedírselas para Lucas, además juega mucho con ellas. Y por supuesto uno de los disfraces de Star Wars bien presente por si le apetece ponérselo. Además, me hice con una lámpara de noche, para nosotros muy especial Mify. Y es que, siendo medio holandeses, este personaje ha estado muy presente desde que nació el peque. Pata terminar elegí unos cojines de animales y otros en lino para dar el toque y como la habitación tiene mucha luz, escogimos un estor de algodón blanco que aportaba un ambiente muy cálido.

El caso es que así con estas pequeñas cosas, la deco del cuarto de Lucas, en nuestro pisín de la playa ha ido quedando bastante cuco. Pero en nuestra base oficial, nosotros vivimos en Barcelona, el tema iba de mal en peor, cuesta abajo y sin ruedas, El husband cada vez que venía a casa se ponía malo, todo por el medio etc y yo la verdad que como buena #malamadre ( que no malamadreaba aunque ganas no m faltaban después de llegar del estudio), pues pasaba un poco, porque ya sabéis, toda la tarde colocando para que llegase este mocoso y en 5 minutos lo pusiera todo patas arriba, toda la habitación y su desorden al garete en 5 miserables y caóticos minutos.

Pero de repente, y al mudarnos vi la luz, la habitación del peque la mas grande, con armario increíble para guardar juguetes, así que eché mano de nuevo de Elba Danel visto el gran resultado de la vez anterior y se hizo el milagro. El papel no podía ser mas ideal un mar, con un barco pirata, un submarino, un mapa … vamos un mundo acuático increíble, el papel me enamoró desde el primer momento que me lo propuso. Y la alfombra super grande, yo no tenia duda, tenía que ser de la colección lavable de Lorena Canals www.lorenacanals.com .Elegí una de tonos grises y de estrellas, ya que iba a tener un océano en la pared, pues el cielo a sus pies. Y luego he ido decorando con pequeños detalles. Luces de noche; la estrella, el fantasma y la luna. Un pequeño cohete de madera, una preciosa lámina que me hizo Noelia de www.anthologiedepapier.com para una acción de navidad de mi marca de ropa infantil y por supuesto no podía faltar en la habitación de Lucas.

Con respecto a la cama, elegimos una cama nido de Maison du Monde, porque pronto estará en la edad de invitar a dormir amiguitos a casa y al ser la cama bastante completa con parte de arriba y abajo, cuatro gamberretes nos caben fijo para montar una mini fiesta pijama.Eso si, con un bun colchón que nos dure y aguante sus saltos hasta el infinito y mas allá.

Mas adelante haré otro post con la habitación completa, que aún me faltan cosas por colocar. Y aun así con todo el desorden que el me lía como se puede ver en la foto de abajo, a la hora del baño y con la canción de “a guardar” conseguimos tenerlo todo o casi todo bien recogidito, yo contenta y el husband bien feliz.