Como ya os había comentado, llevo en el mundo de la moda desde bien pequeña, le cogía las tijeras a mi madre y le recortaba trozos de tela para hacerle vestidos, o lo que yo llamaba vestidos a mis muñecas. Ya os podéis imaginar la que me caía cuando mi madre se daba cuenta de los destrozos, aunque yo más bien solía verlo como daños colaterales.

El caso es que cuando nació mi pequeño Lucas, aparte de girar todo mi mundo, se abrió una nueva ventana en el shopping. Ir a comprarle ropita, visitar tiendas nuevas, y empaparme de las tendencias kids era un pasatiempo perfecto. La situación, él tiene más ropa que le husband y que yo juntos. Si no fuese porque le va quedando pequeño todo, tendría un vestidor que ni Suri Cruise.

La verdad es que vestir al peque me ha resultado hasta ahora bastante fácil, normalmente los dos coincidimos en los mismos gustos, así que no solemos tener las típicas peleas de esto sí y esto porque no y ya está. Y lo cierto es que como yo tengo una marca de ropa infantil, muchas veces va vestido con ropa de mi colección, y es que he de decir que respecto a telas y estampados él es mi inspiración , de hecho no vendería nada que no le gustase o no le hubiese probado primero ya que creo que la comodidad y el estilo aparte de no estar reñidos, son muy importantes en el día a día de los más pequeños. La ropa tiene que ser cómoda y practica para sus contorsiones en el sofá, y sus aventuras en el parque.

Las marcas que más ocupan el armario de Lucas son, por ejemplo:

Mini Rodini, nos rechiflan sus complementos, este año pienso hacerme con la bufanda que os enseños al final del post y es que además de pegarle mucho por el estilo, tiene la impresión de ser super calentita. www.minirodini.com

La bufanda de Mini Rodini

Otra que no puede faltar en nuestro armario es Bobochoses. En particular sus overall´s nos encantan. Me parecen muy prácticos y en invierno con una buena sudadera o un jersey debajo van super abrigados y super guapos. Además, tienen una colección para mamis que yo creo que este año no me voy a poder resistir. www.bobochoses.com

El overall de Bobo Choses

Y por supuesto mi propia marca no podía faltar en nuestro armario, sobre todo la colección de algodón pima, porque Lukis tiene la piel atópica y no solo vale con cremas específicas lo cierto es que las fibras de los tejidos son muy importantes también, y la camiseta de welcome to my jungle le va genial, la verdad es que se la pongo un montón, en verano tal cual y ahora se la estoy combinado con una sudadera negra y le sacamos mucho partido y es que yo creo que hay ropa que según como se puede usar todo el año, no tenemos que esperar a usarla por estaciones, podemos sacarles más partido del que a veces pensamos, cambiando un par de complementos. www.thepatiokids.com

La camiseta de Luc&Mam

Obviamente no me puedo olvidar del monstruo de Zara, jeans, camisetas y jerséis básicos… en eso la verdad es que es el rey del mambo, ropa super de batalla y que te saca de muchos apuros. www.zara.com

También nos damos (más a los papis que a él) algún caprichito de vez en cuando y le compramos alguna monería en Replay. Y este verano nos fuimos una semanita a la Holanda natal del husband y nos hicimos con unos abrigos super chulos para el peque en un par de tiendecitas multimarca. Y es que a nosotros descubrir tiendas nuevas y ver las diversas tendencias del mercado es algo que nos gusta mucho a los tres.

Eso sí, con respecto a los pijamas, he de decir que, para mí, Petit Bateau es lo máximo y ahora que han bajado el precio, pero no la calidad, de vez en cuando cae alguno. La última vez que me hice con una buena remesa fue cuando operaron al peque y es que claro, al hospital como decía mi madre, hay que ir bien guapo, bueno ella más bien me decía guapina y limpina. www.petibateau.com

El pijama de Petit Bateau

Lo cierto es que en mi caso bastantes cosas las compro por internet, suelen llegar rápido, no gasto tanto tiempo por ahí con el peque de una tienda en otra y además si no acierto en la talla cambiarlo no me resulta problemático. Aun así, visitar las tiendas siempre es un plus y lo malo es que, aunque vaya sola a mirar algo cae casi siempre. En esos casos debería dejar la cartera en casa, pero la tentación de sorprenderme me supera.