Me encanta este mes, las hojas que caen, el olor a castañas…

Ya nada más empezar el mes, ala fiestón, como no nos va a gustar Noviembre?, eso sí, para gustos los colores, o se honra a los muertos o te unes al temido “Halloween” .

Y no me refiero al miedo que da, que también, porque entre vosotras y yo, a mi lo de celebrar el día de los muertos, no me hace mucha gracia y eso que he pasado por esta fecha en distintos escenarios. En mi casa siempre se celebró el día llevando flores a los difuntos, yo nunca iba, eso de pisar el cementerio y hablarle a una lápida la verdad que no me hacía nada de gracia, así que siempre me inventaba cualquier excusa para no ir.

Cuando viví en México la cosa no es que mejorase para mí, allí lo de “La Santa Muerte” se lleva a rajatabla , os podéis imaginar mi cara cuando salgo de casa por la mañana y me encuentro a los vecinos decorando sus casas, bueno, de día tampoco es que sea para tanto, pero por la noche… solo les faltaba un letrero luminoso invitando  a entrar a los benditos difuntos, y eso no es lo peor, de vuelta no sabía si me iba a un cementerio o a casa de la cantidad de calaveras que había por la calle, a cual mejor o peor según se mire.Luego lo reviví en casa de unos amigos en Estados Unidos, la cosa he de decir que mejoró bastante, como a veces le cuidaba al peque, me tocó salir por el barrio a hacer el típico “truco o trato”, vamos que me lo pasé genial.

Y ahora como no, lo disfruto con mi peque a tope, es cierto que aquí la tradición del truco o trato no se lleva casi nada, lo que les mola a los peques es el disfraz. Nosotros este año teníamos varias opciones, bueno él lo tenía clarísimo, pero yo debo decir que intentaba llevármelo a mi terreno, sin éxito claro está. Así que, como buen trasto de casi 5 años, lo que a él le gusta es Star Wars, que ya hablaré de este fenómeno que ha irrumpido en nuestras vidas así de repente. Concretamente , el malo, bueno el peor, el malo entre los malos.

Pero nuestro “Halloween” ha sido realmente terrorífico. La tarde previa al festivo, sonó el teléfono, número oculto, oh no horror, no soporto cuando me llaman desde oculto, -sí? Quién es?- eres la mamá de Lucas? -si soy yo, en esos momentos empecé a cavilar mil ideas por microsegundos, no es del cole porque ya ha salido, no se ha podido caer de ninguna parte porque lo he dejado en kumon y además estoy casi en la puerta, se habrá peleado con alguna madre y estará planeando su tirada de dientes a mi yugular.. y -hola? Estás ahí, que soy de la farmacia que ha llegado la vacuna Bexero. Buff menos mal pero, la temida vacuna, y es que he de decir que he retrasado el momento todo lo posible porque me habían hablado tan mal del post vacuna.

Bueno pues nada, corriendo al pediatra (llamadita previa para confirmar visita), tengo que reconocer que se portó como un valiente, cuatro lágrimas, enfado con el doctor y a los brazos de papá. Eso sí, la noche, digna de película de terror, fiebre y llanto cada dos por tres por el dolor del bracito, de after all night long, como dice la canción.

Aun así y con todo, a mi como buena extremeña lo que me gustan son las castañas, pasar el día en familia y disfrutar del festivo entre semana, que de vez en cuando y sobre todo cuando el husband tiene libre, se agradecen y mucho.

Hasta la próxima.